Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Sin simulación: no queremos “parlamento abierto” a puerta cerrada

Las personas y organizaciones interesadas, pero sobretodo las víctimas, las policías y los poderes judiciales que diariamente sufren la ineficiencia de la Fiscalía; deberían, en un mundo ideal, formar parte de los procesos evaluación y mejora de una institución que tanto nos ha quedado a deber.

Si queremos redefinir una ley que se acaba de reformar y nunca se aplico debemos de hacer una amplia evaluación de las necesidades.

Y para ello se propone un exhaustivo formato de Parlamento Abierto:

Proceso legislativo para una nueva reforma de la Fiscalía General de la República

 

Metodología de cuatro pasos   y tres iteraciones que incluya diversos actores:

 

1.-Colectivos de Víctimas

2.-Policías subnacionales

3.-Poderes judiciales estatales

4.-Academia y personas especialistas

5.-Organizaciones sociales

6.-Personas que operan en la FGR y fiscalías estatales

 
ANÁLISIS

Toda propuesta legislativa debe partir de un análisis basado en evidencia. Un compendio de datos e información que sostenga la necesidad de hacer determinada modificación. Además es importante que la legislación no sea antidemocrática y por lo tanto es necesario realizar consultas abiertas y grupos d enfoque con personas que pertenezcan a las minorías y grupos sociales más afectados por determinada legislación.

MAPEO

Hay principios básicos para generar una modificación legislativa; el primero es que la propuesta no puede representar una perdida de derechos ya adquiridos (progresividad) en segundo termino es necesario hacer un análisis sistémico de la legislación que se relaciona con cada cambio (mapeo normativo) además es necesario generar criterios claros para valorar los cambios y priorizar las propuestas de solución.

REDACCIÓN

Para lograr contrastar diferentes propuestas es necesario partir de un ejercicio dialéctico en el que las desiciones se basan en argumentos, no solo en votos o mayorías. Para ello es necesario generar un cuadro normativo que incluya los argumentos de cada propuesta de cambio.

DISCUSIÓN

Es importante generar una discusión pública y abierta en donde la ciudadanía pueda escuchar en vos de sus autores, las propuestas y argumentos que las sostienen. Finalmente es importante que la integración del texto del dictamen señale con la mayor especificidad en dónde y de qué forma se están considerando las propuestas de cada uno de los participantes en todo el proceso de Parlamento Abierto.

Contrarreforma: La fiscalía autónoma que nunca existió

 

Quizá la más prometedora propuesta legislativa que hizo este gobierno en materia de justicia; fue cambiar de una procuraduría sumida en la ineficiencia y la corrupción a un nuevo modelo de fiscalía autónoma con la capacidad de acotar los grandes márgenes de impunidad que sufre nuestro país. 

Durante el período de transición, las organizaciones de sociedad civil nos sentamos a la mesa con Olga Sánchez Cordero, Mario Delgado, Tatiana Clouthier, Julio Menchaca, Rocío Barrera, Santiago Nieto entre muchas otras personas del actual gobierno; imaginamos y redactamos con nuestras mejores intenciones el modelo de la nueva fiscalía general de la república. Las discusiones como nunca antes fueron ricas y de fondo; y en ese momento logramos imaginar el cambio, soñamos que podríamos mejorar; fueron propuestas objetivas, basadas en evidencia y datos reales. 

La organizaciones, (o al menos BORDE) nunca habíamos sido escuchadas de esta manera, nunca habíamos presenciado una “verdadera” vocación de cambio en un gobierno y menos una tan profunda en una institución tan anquilosada como la PGR (inédito) 

A dos años de redactar esta propuesta que finalmente fue aprobada por las y los actuales diputados y senadores; nace una contrarreforma. ¿Qué pasó?¿Las organizaciones fuimos sencillamente engañadas y la PGR nunca dejó de existir?, es triste, pero esta iniciativa deja en claro que no hay intención de generar un cambio de fondo y a grandes rasgos la nueva propuesta legislativa restaura todas las viejas costumbres ineficientes que condenaron al fracaso el sistema de persecución penal mexicano. 

En el dictamen existen cinco retrocesos muy claros que destruyen la promesa de una fiscalía autónoma, abierta a la participación ciudadana y en cambio reviven a la PGR:

  1. Nos podemos despedir de el consejo ciudadano y de la participación de las víctimas.
  2. Sin consejo perdemos la posibilidad de diseñar una política de persecución penal clara, eficaz y transparente.
  3. Así nos quedamos sin esquemas de profesionalización, evaluación, mejora y rendición de cuentas…… al parecer nuestro “fiscal autónomo” solo quiere rendir cuentas al presidente.
  4. En cambio volvemos al esquizofrénico esquema de hiper-especialización y dispersión de la información que nunca logran ver el fenómeno criminal como un todo, volvemos al caso por caso, sin análisis del contexto.
  5. Se mantiene el monopolio de la investigación que genera un embudo de impunidad infranqueable.

Pero ahora, ya sin máscaras queda claro que el primer fiscal general autónomo será el último, nunca quiso aplicar su propia ley y por lo tanto vivimos un año y medio engañados por un fiscal francamente ilegal. 

En el papel logramos lo que nunca, pero en la realidad nos quedamos como siempre. 

Quedará en la conciencia de las y los senadores la congruencia de defender sus propias leyes.

Notas relacionadas: