Editorial 4 de Diciembre: cambios en la SCJN

Desde el día de ayer trascendió la noticia del fallecimiento del Ministro de la SCJN Sergio Valls Hernández, a su familia nuestras más sinceras condolencias.

En términos de la configuración de la Corte, vale la pena preguntarse qué hueco y qué legado deja el Ministro Valls. Además, es importante señalar que se trata de un acontecimiento que afecta sustantivamente la próxima designación de la presidencia de la SCJN y el Consejo de la Judicatura. Son los ministros quienes deben elegir el relevo del Ministro Juan Silva Meza en la presidencia, con la ausencia de Sergio Valls quedan 10 ministros lo que abre la posibilidad de un empate en la votación que podría causar ciertas dificultades para la designación de tan relevante puesto. Según el reglamento interno de la propia Corte, para que un ministro o ministra sea designada como titular de la presidencia es necesario que obtenga una mayoría de al menos 6 votos. Si quedasen empatados en una primera ronda, se tendrían que realizar todas las rondas necesarias para que alguno alcance la mayoría.

Más trascendente aún es preguntarse si la ausencia del Ministro Valls inclinará la balanza de la elección de presidente de forma distinta. Se solía ubicar al Ministro en el “ala liberal” de la Corte, lo cual podría sugerir que será esa ala la que se quede sin uno de los votos para la siguiente designación. En ese sentido sería interesante reflexionar sobre si la SCJN puede dividirse en un área claramente liberal y otra conservadora o, si para entender la forma en la que votan los y las ministras se requiere otro tipo de terminología y conceptualización. Lo cierto es que no se trata de un tribunal uniforme y que en el afan de entenderlo vale la pena preguntarse el significado de cada cambio en su integración.

En el transcurso del día de hoy y el de mañana deben darse a conocer los proyectos para presidir la Corte y el Consejo de la Judicatura que presentarán los candidatos y candidatas. Esto terminará con una serie de especulaciones en medios que han barajado nombres como los de Margarita Luna Ramos, Luis María Aguilar, Fernando Franco, Jorge Mario Pardo Rebolledo y Arturo Zaldívar como candidatos al puesto. Al momento lo que podemos apuntar es que la mayoría de los ministros son presidenciables al menos formalmente. Solamente Olga Sánchez Cordero y Juan Silva Meza están descartados; la primera porque el tiempo no le alcanza (termina su gestión en 2015) y el segundo porque es el actual presidente y no existe la reelección consecutiva. Se ha mencionado que José Ramón Cossío declinó públicamente desde 2010 a presentar candidaturas y que no suelen elegirse como presidentes a ministros o ministras que hayan entrado recientemente a la Corte (según ese argumento ni Alfredo Gutiérrez Ortíz Mena, ni Alberto Pérez Dayán serían elegibles). Sin embargo, inisistimos en que sólo una vez que tengamos los proyectos oficiales podremos decir con certeza quiénes realmente están compitiendo.

Ahora, en términos de datos y transparencia lo interesante sería saber cuáles serán los criterios dentro de la propia Corte para elegir a un candidato y cuál es la importancia de este puesto. Desde Borde Jurídico hemos propuesto una infografía que explica algunas de las funciones más importantes de la presidencia y el diseño de perfiles de quienes sometan proyecto a consideración del Pleno.

No se trata de una elección menor, pues entre otras cosas la presidencia se encarga de dar directrices en materia de derechos humanos y perspectiva de género del Consejo de la Judicatura, establecer las disposiciones generales para el servicio profesional de carrera en la SCJN y proponer nombramientos de altos funcionarios dentro del Poder Judicial de la Federación.  Así, se trata de un puesto desde el que se puede influir de forma sustantiva en el capital humano del Poder Judicial y que puede marcar una línea de dirección importante sobre Derechos Humanos. Ya ha habido pronunciamientos desde la Corte que indican que ésta no puede estar alejada de los delicados problemas de violencia por los que atraviesa el país. ¿Quién es el ministro o ministra cuyo perfil y proyecto aseguran una adecuada dirección del Poder Judicial Federal? y ¿Quién es aquel o aquella que puede consolidar mejor los logros obtenidos en materia de Derechos Humanos en el Poder Judicial? son preguntas que hay que tomar en cuenta para los futuros cambios en el Poder Judicial Federal.

]]>

No Comments

Leave a Reply

Comentarios recientes
    Archivos
    Categorías